martes, 16 de diciembre de 2014

Bacaicoa 1672-1683 vecindad, derecho y obligaciones

Contenido


 

Bacaicoa: 1672 :“De Antonio Hernández, vecino de Bacaicoa, contra el pueblo, sobre que no se le ponga embarazo al demandante en gozar todos los términos de dicho lugar, y que se le acuda con los aprovechamientos como a los demás vecinos, sin embargo de habérsele quemado la casa vecinal.”

Antonio Hernández era al parecer “natural de la villa de Lanis en el Reyno de Andalucía” y estaba casado con Úrsula Fernández de Garayalde y Lazcano.

            El 13 de enero de 1672 Antonio Hernández, vecino de Bacaicoa, donde según él han vivido sus antepasados, dice que su casa y otras más se quemaron hace 8 meses, y se queja de que ahora le niegan el derecho de vecindad.
            El 18 de enero contestan los Regidores Miguel Galarza y Miguel de Goicoechea y Echeverría, que Antonio Hernández, ni su mujer Úrsula Fernández de Garayalde y Lazcano, ni sus hijos han gozado de vecindad.
            A Úrsula y Antonio se les quemó la casa en abril de 1671, y no tienen más que unas piezas, pero todo hipotecado en 30 ducados a favor de Miguel Ochoa de Errarte, mayor, vecino de Bacaicoa; las piezas no valen los 30 ducados, por lo que reducido por la necesidad andan Antonio pidiendo limosna; esta es la defensa que presenta:
            “Joseph Quadrado, procurador de Antonio Ernández, vezino del lugar de Aezcoa Bacaicoa en su causa contra el dicho lugar alego y provar entiendo lo nezesario de los artículos siguientes:
            Primeramente que el dicho Antonio Ernández a más de treinta años que está casado con Úrsula de Garayalde y Lazcano, hija de vezino del dicho lugar, y todo el dicho tiempo a residido y vivido en el dicho lugar con su casa vezinal, gozando de todos los aprovechamientos del dicho lugar igualmente con todos los vezinos del, cortando árboles y pastando con todo su ganado sin que jamás se le aya puesto estorvo ni embarazo alguno ni pagado ni contribuido por esta razón con cosa alguna al Ayuntamiento del dicho lugar ni a otra persona alguna como es público y notorio y lo dirán los testigos.
            Ítem que abrá cosa de ocho meses más o menos se le quemó a mi parte su dicha casa vezinal y por esta causa sin otra alguna los vezinos del dicho lugar le quieren privar de los aprovechamientos del, por dezir no tiene casa propia al presente y es solo por emulación y mala voluntad que le tienen, pues por avérsele quemado su casa principal...

Bacaicoa: 1683: Sobre nulidad del nombramiento de Merino hecho a Miguel Hernández, por ser hidalgo.

            El 29 de septiembre de 1683 se celebra la Junta General en el Cerro de Bazarramendia para el nombramiento de Alcalde, Teniente de Alcalde, Diputado General y Merino hasta el día 29 del mismo del año siguiente. Por turno le correspondía a Bacaicoa el alcaldío, por lo que no tendría electores; el procedimiento que seguían era reunirse los vecinos de los seis pueblos en grupos aparte; metían en una bolsa tantas habas como asistentes al Bazarre y quitaban dos normales que sustituían por otras dos negras; iba sacando cada uno su haba y a los dos que tocaba la negra eran los Electores, y por tanto quedaban Diez, dos por cada pueblo, ya que en este caso Bacaicoa no elegía. Los Diez se reunían y por mayor número de votos salían dos ternas: una para los cargos principales y la otra para Merino. Los cargos de Alcalde, Teniente de Alcalde y Diputado General se asignaban echando los nombres de los tres vecinos escogidos en una gorra y la suerte de su teruelo designaba al primero, segundo y tercero; el Alcalde saliente supervisa el proceso y da a conocer el resultado; después siguiendo la tradición pide perdón a los vecinos del Valle por los errores que hubiera cometido y entrega la vara al nuevo Alcalde:
Alcalde: Cristóbal Goicoechea y Echeverría
Teniente Alcalde: Juan López de Zubiría
Diputado General: Miguel Ochoa de Errarte.
Merinos: Bernardo Iturralde, Miguel Hernández y Esteban Ebra, “ a los quales por no hallarse presentes no se les hizo notorio”.
            Este nombramiento de Merino, aprovechando su ausencia, era el caso más frecuente, y originaba repetidos pleitos; se tenía por carga denigratoria y la misma palabra de “merino” era un insulto. Miguel Hernández apela de su elección, porque se considera hijodalgo y no es propietario de heredad alguna cargosa o pechera. Además añade una observación más: “es mozo libre y sin casarse, ni tomar estado y el dicho oficio de Merino nunca sea echo en persona alguna que no haya sido casado y tenga estado, siendo recevido por vecino”.
            Era hijo de Antonio Hernández, “natural de la villa de Lanis en el Reyno de Andalucía”, y de Úrsula Fernández de Garayalde y Lazcano, natural de Bacaicoa.
            Este Antonio Hernández, “de edad de poco más de 14 años salió de la dicha villa de Lanis de la casa del dicho su padre (Antonio Hernández) a servir a Su Magestad, en lo qual se empleó en muchos años, asta que continuando en dicho exercicio bino a este Reyno con ocasión de las Guerras de Ziburu, que avía, en cuio tiempo se casó con la dicha Úrsula de Garayalde y Lazcano, madre de mi parte, con la qual continuamente ha vivido en el dicho lugar de Bacaicoa, asta su muerte... Ítem que la dicha Úrsula de Garayalde y Lazcano, madre de mi parte, es hija legítima y natural de Miguel de Garayalde y Lazcano y María de Galarza, su legítima mujer, y el dicho Miguel de Garayalde y Lazcano originario y dueño de la Casa de los Garayaldes, que oy posee mi parte en el dicho lugar de Bacaicoa.”

            Miguel Hernández recurre a testigos que viven en Madrid, como Juan de Luyena, de 40 años, que testifica el 25 de mayo de 1684; vivió en Estella 10 años y dice que conoció a Antonio Hernández y a su mujer Úrsula Garayalde y a sus hijos Miguel, Jerónimo el Ermitaño, y a Ignacio, hermanos los tres. Declara que estando en Estella había oído decir que Antonio Hernández había sido artillero en Pamplona y en Roncesvalles, por orden del Virrey de Navarra; lo oyó decir hace unos 30 años y se acuerda también “que se le quemó la casa al dicho Antonio  Hernández, padre del dicho Miguel Hernández, juntamente con otra que estaban contiguas y que se le habían quemado los papeles y bienes, que en ella tenía.” (AGN Procesos Pendientes, José Osés, fajo único, 1684, n.º 34) 

Bacaicoa - Iturmendi 1605 hidalguía de Bacaicoa y Palacio de Larraza en Iturmendi

Sobre hidalguía de Bacaicoa y Palacio de Larraza en Iturmendi.
Ramos de Bacaicoa, vecino de Aya (Guipúzcoa) pleitea por su hidalguía en noviembre del año 1605; cuando es Alcalde de Burunda Juanes de Gainza, vecino de Bacaicoa y el abad de su parroquial el Bachiller Don Juan Martínez de Larraza.
El 19 de noviembre de 1605 declara algunos testigos:
Testigo 1.º Juanes de Iturralde, vecino de Bacaicoa de 72 años, acerca de la ascendencia del litigante dice:
a) Lope de Bacaicoa y Catalina Goicoechea, vecinos del mismo, fueron padres de:
b) Martín López de Bacaicoa y Juana de Larraza (natural de Iturmendi, hija de Martín Larraza), vecinos de Bacaicoa, pero que pasaba largas temporadas en Aya como herrador; fueron padres de:
c) Ramos de Bacaicoa y de Domi de Urrizmendi, padres a su vez de Francisco de Bacaicoa.
“Tiene noticia de las tres casas, suelos o sitios de Larraça, que es en el dicho lugar de Iturmendi”; “la dicha casa (de Larraça) está al presente dirruyda y asolada, aunque siempre a conservado y conserba el renombre y apellido de la Casa de Larraça”.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Bacaicoa - Iturmendi 1533 Sentencia arbitraria sobre presa

Bacaicoa – Iturmendi: 1533: problemas por la presa del molino.
Sentencia arbitraria del 25 de agosto de 1533.
            En 1533 protestan los porcioneros del Molino de Bacaicoa contra los de Iturmendi, que les impiden rehacer la presa en la “endrecera llamada Osinbiribilla”; y en otras grafías: “endrecera y parte llamada Osinviribilla, que es baxo de Cruzemendia y término de Iturmendia”; “endrecera llamada Hosuyn Viribila”.
            Entre los porcionistas del molino harinero de Bacaicoa están: “Johane de Hecheberria, Gastea Catalan, Ochoa de Hyarra, Miquele Martiz de Urdiain”.
            Los de Iturmendi veían sobre todo su perjuicio, es decir: “perder y quitar a mis dichas partes el bado y paraje que an tubido y tienen junto encima donde querían hazer la dicha presa, de donde suelen pasar”; además de que el río se desbordaría, estropeando las cosechas. De modo que destruyeron lo que se estaba haciendo en la presa.
            El 28 de marzo de 1534 declaran:
“Juan de Yarra, vecino de Iturmendia”, de 60 años.
“Juan de Larraça”, vecino de Iturmendi, de 60 años.
“Peru Andia”, Jurado y vecino de Iturmendi, de 55 años.

domingo, 14 de diciembre de 2014

Bacaioa 1574 Apez Andrea, que quiere decir amiga de abad

Pedro López de Bacaicoa, alias Familiar, contra Lope de Goicoechea y otros porcioneros del Molino, acusados de haberle derribado un pontarrón, que tenía hecho sobre la acequia para pasar a su huerta del término de “Ubitartechipia”, y que repongan a su costa los acusados.
La queja iba contra Lope Goicoechea, Miguel Echeverría, Juan Zubiría menor, Martín de Juangote, Juan Périz de Albéniz, Esteban Garayalde y Pedro Larraza.
El 19 de agosto de 1574 declaran algunos testigos sobre la huerta, en la que cultiva muchos frutales, “peros, mançanos, guindos”, y que para pasar a ella, hace unos 20 días, había hecho un puente sobre la acequia, más abajo del Molino, derribado el día de San Lorenzo, 10 de agosto; se cita a “Gonzalo de Iturmendi, que por otro nombre le dizen Onsalo”; y se alude a: “Apez Andrea, que quiere decir amiga del abad” (folio 3); “Apez Andrea, que quiere decir muger o amiga del abad”; “Apez Andrea, amiga de clérigo” (folio 11).
“En el lugar de Vacaicua juebes a dezinuebe días del mes de agosto de mill quinientos setenta y quatro años, Pedro López, vezino del dicho lugar en el negocio y petición de queja que a dado criminalmente contra Lope de Goicoechea, Martín de Çubiría, y Pedro de Larraça, y

viernes, 12 de diciembre de 2014

Bacaicoa 1725 elección de Alcalde en Burunda

Elección de Alcalde en Burunda.
Contra Miguel de Gainza y Mendizábal y consortes sobre impedimento para cargos de Ayuntamiento.
            El 29 de septiembre de 1725 tocaba a Bacaicoa que fuesen elegidos tres de sus vecinos para Alcalde, Teniente de Alcalde y Diputado General del Valle de Burunda.
            El acto celebrado en Junta del Valle es recurrido por irregularidades, que se denuncian desde Bacaicoa; el Alcalde saliente era Antonio López de Goicoechea, vecino de Olazagutia; los nuevos nombrados han sido:
Miguel de Gainza y Mendizábal, Albéitar y Herrero,

jueves, 11 de diciembre de 2014

Bacaicoa 1775 reclamación de paso

Reclamación de paso
“De Juan Ochoa de Errarte, contra Ambrosio de Albizu y Juan Agustín de Gainza, vecinos de Bacaicoa, sobre que dicho Gainza, como quien compró del referido Albizu dos porciones de una huerta, deje al demandante paso y repaso desde la esquina de dichas porciones, a la porción que le pertenece al demandante en la misma huerta, con arreglo al convenio que hizo al tiempo de sus divisiones con dicho Albizu.”
“Auto de Juramento”
            “En el lugar de Bacaiqua del Valle de Burunda a primero de junio de mil setecientos setenta y quatro. Juan Ochoa de Errarte para justificar la narrativa del pedimento inserto en el auto de iure y declare proveído por la Real Corte de este Reino, que va por principio, presentó por testigo a mí el escribano real infrascrito oy este día a Juaquín de Albizu, el día tres del corriente Fausto de Albizu, y el día diez del mismo Fausto Antonio de Albizu, de quienes y cada uno de ellos de por

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Bacaicoa - Iturmendi 1746 Dehesas boyerales y prendamiento de ganado

Dehesas Boyerales y prendamiento de ganado.
Recuerdan los de Bacaicoa los numerosos roces que han tenido con sus vecinos; el 4 de septiembre de 1737 se juntaron para dar cuenta de que “el día 23 de agosto último pasado andando pastando el ganado maior y de labranza del dicho lugar en el paraje llamado Narrutuondo, común de los seis lugares”, les prendaron los de Iturmendi y se llevaron más de 50 bueyes.
            Tras el pleito se mantuvo se les mantuvo en el derecho de pastar en “Narrutondoa, Achimendi(1), Sarate y Inzazelaia como comunes y poder pasar desde el referido de Inzazelaia al contiguo llamado Orolqui, enderezera del lugar de Urdiain, por sentencia de hacia 1745.
(1) Escriben también: “Achumendi” (f. 4) y “Auchimendi” (f. 29)